El portainjertos de vid, patrón o pie, es la parte sobre la que va injertada la variedad o cultivar.

Se utilizan por ser resistentes a la filoxera y por adaptarse mejor a las condiciones del suelo. Después del ataque de filoxera, que dejó prácticamente sin viñas al viejo Continente Europeo, se empezaron a utilizar. Hoy, conocemos mucho más sobre ellos y utilizamos sus características para la viticultura moderna.